Unidad de Ginecoestética Clínica Euskalduna

94 410 62 86

Láser vaginal y ácido hialurónico, eficacia espectacular frente a las pérdidas de orina

El innovador láser de CO2, combinado con la aplicación de ácido hialurónico, tiene resultado espectaculares en el tratamiento de las pérdidas de orina por esfuerzo.

 

Cuando una persona está preocupada por algo que le sucede y que no tiene claro si es normal o no, hoy en día acude a internet. La web está llena de información a la que tenemos fácil acceso y esto hace que muchas cosas hayan cambiado y los médicos eso  lo sabemos muy bien.

 

A la consulta del médico antes se acudía en busca de información sobre la situación que nos intranquilizaba, pero ahora toda esa información y mucha más, normalmente demasiada, ya la tenemos y cuando el paciente acude a la consulta la labor del médico va a tener que ser desbrozar y poner orden en ese exceso de información, que normalmente había tranquilizado muy poco a la persona que hacía la búsqueda. 

 

Cuando la persona que acude a internet es una mujer que está preocupada porque desde hace un tiempo nota que le cuesta retener la orina y que con los esfuerzos tiene pequeñas pérdidas que no puede controlar, va a encontrar mucha, muchísima información.

 

Esto, de entrada, sí tranquiliza un poco porque ya ve que su problema es mucho más común de lo que pensaba y le sucede a mucha gente.

 

Desgraciadamente la abultada presencia en los medios de este problema, habitualmente va a ser para exponerle las ventajas de los últimos sistemas de contención de esas pérdidas de orina, es decir, para hablarle de compresas, y mucho menos para hablarle de soluciones para esa situación.

 

Cuando entramos a ver los posibles tratamientos para la incontinencia urinaria de esfuerzo nos vamos a encontrar en general con tres cosas: la realización de ejercicios musculares hipopresivos, los tratamientos hormonales y los tratamientos quirúrgicos.

 

Pero no vamos a encontrar nada o casi nada sobre el láser que da título a este artículo o sobre la aplicación de ácido hialurónico, que son dos tratamientos muy eficaces, muy novedosos, por eso no aparecen, y que curiosamente ambos derivan de aplicaciones que ya se realizaban en tratamientos estéticos de la cara.

 

Y ¿qué tiene que ver la estética facial con la incontinencia urinaria de esfuerzo?

 

Pues que en ambos casos estamos hablando de un deterioro o de un envejecimiento de los soportes de la piel y de las estructuras que en ella existen. Las causas que producen esas desagradables pérdidas incontroladas de orina pueden ser de diferentes orígenes, pero siempre derivan en lo que podemos llamar síndrome de relajación vaginal, que es la pérdida del orden de las estructuras que rodean a la vagina y a sus paredes. 

 

La uretra femenina, el conducto que comunica la vejiga urinaria con el exterior, es muy corto, recto y pegado íntimamente a la pared vaginal. Su cierre, lo que permite retener la orina en la vejiga, tiene mucho que ver con los músculos de la zona genital en general, y con las estructuras que rodean y soportan la pared vaginal en particular.

 

El láser de CO2, aplicado intravaginalmente, devuelve el orden a las estructuras de la pared vaginal, mejorando sustancialmente las estructuras, la elasticidad y el funcionamiento de toda la zona genital. 

 

Como consecuencia de todo lo anterior y sin que inicialmente casi nadie contara con ello, se produce una espectacular mejoría en la retención de la orina, solucionándola totalmente en 2 o 3 sesiones en los casos más leves, y con más sesiones también en casos más severos.

 

En las situaciones en las que, por su gravedad, la cirugía se hace forzosamente necesaria, la utilización previa del láser vaginal también produce mejoría cuando se aplica y deja la zona mejor preparada para el resultado quirúrgico. 

 

¿Cómo es el tratamiento con láser CO2?

 

El láser CO2 es fácil de aplicar y prácticamente indoloro. Se realiza en consulta, en poco más de 20 minutos y mediante la utilización de una crema anestésica solo debe de haber pequeñas molestias en algunos momentos, pero nada más. Aunque la zona es muy sensible, las cremas anestésicas también son muy eficaces.

 

Con posterioridad al tratamiento, la paciente puede recuperar inmediatamente su actividad habitual de vida social y de trabajo. El deporte intenso y las relaciones sexuales deben esperar unos días o una semana como mucho.

 

El láser vaginal de CO2 es una estupenda y fácil solución para la incontinencia urinaria de esfuerzo. Pero siempre debe complementarse con la ejercitación de la musculatura de la zona ya que el láser devuelve el orden a las estructuras de la zona, pero no ejercita los músculos, aunque sí facilita que estos recuperen su fuerza al realizar los ejercicios.

 

La aplicación en la pared vaginal de ácido hialurónico también es muy eficaz con los mismos fines. En nuestro caso lo utilizamos como complemento del láser vaginal cuando los resultados así lo requieren.